Entrada etiquetada ‘amor’

MENÚ DEL DÍA: CÓMO DEJARSE FLUIR

Ingredientes: Paciencia, confianza, relajación, perseverancia y fe.

Receta: Desde el coaching, así como desde las distintas corrientes terapeúticas y filosóficas, nos hablan constantemente de “dejarse fluir” y confiar en que las cosas van a llegar. Pero la realidad es que a mis clientes, este concepto les “rechina” bastante  y me preguntan: si, si, pero ¿cómo se hace esto cuando los problemas te resuenan constantemente en la cabeza?.

Pues bien, queridos amigos, este concepto esta unido al dejar de controlar todo lo que nos pasa en la vida.

Nos han enseñado a crear agendas, directrices, pautas que nos ayudan a organizar nuestro día y en ellas no dejamos nunca hueco a los imprevistos y a las cosas que no van a depender de nosotros.

Dejarse fluir va más de eso, de dejar de controlar cada cosa que nos ocurre y de planificar cada instante sin dejar nada a la magia, porque, solo así, fluyendo, ocurrirá todo aquello que tanto anhelamos.

En concepto del tiempo ha cambiado mucho en muy poco tiempo y ya nada se puede medir con la exactitud que lo hacíamos antes.

Las cosas están echas más bien para no durar y todo lo que nos rodea tiene fecha de caducidad, desde las relaciones personales hasta el nuevo ordenador que acabamos de comprar.

Es por ello que, por mucho que queramos, muchas cosas se van a escapar a nuestro control y cuando menos lo esperemos, se resolverán conflictos de un pasado que quedaron sin solucionar.

Cada vez estoy más convencida que simplemente con paciencia, perseverancia y fe de que nunca el destino deja nada sin darnos una explicación, desde esa filosofía de vida, podremos conseguir todo lo que nos propongamos.

Simplemente deséalo desde el fondeo de tu corazón y suéltalo y déjalo marchar y verás que, a su debido tiempo, la solución a tu preocupación actual, vendrá a ti de una forma mágica.

Solo tienes que “dejarte fluir”

 

26

08 2012

Menú del día: Cómo aprender a apreciar los pequeños instantes

Ingredientes: Respirar profundamente, vivir el momento presente, disfrutar de las pequeñas cosas, ser consciente de cada instante.

Receta: Ayer tuve el privilegio de ir a Biarritz con mi amigo y mentor Javier Tejerina a pasar el día, disfrutando de una preciosa jornada más de mis merecidas y cortas vacaciones en mi País Vasco natal y en el coche y desde el instante en el que nos encontramos a las 10,30h de la mañana, fuimos absorbiendo cada segundo del día, la buena conversación, que hace que casi nos interrumpamos el uno al otro de todas las cosas que tenemos para contarnos, el cambio de paisaje nada más cruzar la frontera a Francia, los olores de cada pueblecito de la ruta, Hendaya, Bayona…, cada minuto del viaje que hace que nuestro día sea maravilloso.

Así que al llegar a Biarritz, uno de los lugares más bellos que conozco por su arquitectura regular y grandiosa, sus larguísimas playas y ese olor a mar que inunda los sentidos, el alma se me llenó de alegría, por ser tan afortunada de poder disfrutar de cada instante de una jornada tan “diferente”.

Y realmente no hicimos nada más que pasear por las calles de la villa francesa, disfrutar de sus majestuosas construcciones, sus hoteles y casinos, los cuales investigamos una vez más por dentro y por fuera, sus espectaculares escaparates, decorados con la elegancia con la que los franceses saben hacerlo y perdernos en sus vetustas librerías, donde somos adictos en la búsqueda de “novedades” para nuestro intelecto y donde, siempre, sorprendentemente, encontramos alguna novedad para ofrecer a nuestros clientes y amigos, en nuestras tardes de tertulia y juegos de desarrollo del potencial humano.

Y todo ello me hizo reflexionar sobre la capacidad que podemos tener las personas de disfrutar de las pequeñas cosas, las confiterías que muestran sus deliciosas golosinas, observar a la gente que pasea en una tarde semilluviosa, con nuestro conocido “txirimiri”, esa pequeña lluvia que te cala hasta el alma, pero que refresca también el ambiente y la mente humana, las sensaciones a flor de piel, el placer de disfrutar de un día en el que dejamos la rutina de nuestras jornadas laborales para disfrutar de los que queremos y de nosotros mismos.

Por ello recordé la importancia de “regalarse” un día de vez en cuando para investigar sobre nosotros mismos, para observarnos y recordarnos la pequeñas cosas que nos hacen felices y nos llenan el corazón de alegría.

Disfrutar de cada instante de este domingo que está comenzando, porque queridos amigos, eso es la felicidad, pequeños instantes de placer que nos abren las puertas del alma. No esperéis grandes cambios en vuestras vidas, empezar por el disfrute de los pequeños detalles, por respirar profundamente cada instante y guardar en vuestro recuerdo el placer que se siente, cuando nos sentimos a gusto con nosotros mismos.

Mañana volveremos a la rutina diaria y será necesario aprender a vivir también cada instante de nuestras jornadas laborales, pero mientras tanto disfrutamos de los días de descanso.

 

08

04 2012

MENÚ DEL DÍA:¡CÓMO RESPETAR LOS TIEMPOS DE LOS DEMÀS!

Ingredientes: Paciencia, resilencia, saber escuchar, la aceptación, empatía.

Receta: Vivimos tiempos complicados para los quehaceres del amor, de la amistad, de la empatía. Tiempos en los que todo es para ayer y tenemos prisa continuamente.

Desde que nos levantamos, lo hacemos con prisa, todo lo queremos para ese instante, no nos damos tiempo de pensar, de meditar, de estar con nosotros mismos.

Los clientes cada vez son más exigentes y con la excusa de que “pagan”, lo piden todo, en ocasiones sin mucha educación y con grandes dosis de ansiedad.

Y de tanto correr, toda nuestra vida se ve  desestabilizada.

Lo mismo nos pasa con las relaciones personales que han cambiado y generalmente, comenzamos la casa por la ventana y no nos tomamos el tiempo suficiente para meditar antes de hablar y cuando estamos dentro de la relación, cuando la otra persona ya sigue tu ritmo, nos entran los miedos, las angustias y salimos corriendo. Los amigos ya no nos sirven si no siguen nuestro ritmo, la familia se tiene que adaptar a los cambios continuos y así nos metemos en un “suma y sigue”.

 

Por eso hoy quería ofreceros un tiempo para la reflexión y para aprender a adaptarnos a estos tiempos, que, por mucho que queramos resistirnos, nos devoran cada amanecer. ¿Pero como aceptar los cambios continuos de las personas y sus vaivenes?.

 

La principal arma que vamos a tener es “la paciencia”. Esta es una preciosa herramienta que tenemos en nuestras manos para poder adaptarnos a los tiempos de los demás y en esto la meditación nos va a ayudar mucho. La meditación diaria desde la calma, respirar profundamente antes de hablar y pensar que todo pasa por algo y que es mejor que pase cuanto antes porque, cuanto más nos resistimos a que las cosas no cambien, más grande es el cambio.

 

La segunda herramienta que tendremos que aprender a desarrollar es “la resilencia”, que es la capacidad que tenemos algunas personas para superar el dolor en tiempos difíciles. Tendremos que esperar a que la otra persona se centre, se escuche y sepa lo que quiere de la vida.

 

En tercer lugar estaría saber escuchar lo que nuestro compañero nos quiere decir detrás de sus palabras, pues muchas veces nos quedamos en lo superficial, en lo que nos dicen y no en cómo nos lo dicen.

 

Pero, desde mi punto de vista, uno de los principales puntos para comprender los tiempos de los otros es “la aceptación”, que no significa resignación, ni que compartamos la forma de ser o vivir de la otra persona. La aceptación es la capacidad que tenemos las personas de admitir que no podemos cambiar al otro, ni obligarle a que sea como nosotros, que todos somos seres libres y que esa libertad nos permite hacer o decir lo que queramos, pero que eso no significa que estemos de acuerdo con lo que hace o dice. Yo acepto porque te quiero y quiero que seas feliz, pero no comparto que sea la mejor decisión para ambos.

 

Y sobre todo la empatía, que es la capacidad de ponernos en la piel del otro, en pensar como debe de estar pensando y de intentar sentir como está sintiendo.

 

Soy consciente de que es complicado, pero cuando una persona corre continuamente por la vida por miedo absoluto a no llegar a ningún sitio, si lo presionamos o intentamos que cambie, simplemente conseguiremos el efecto contrario.

Para “Parar” hay que hacerlo desde el interior, desde el corazón, es la única forma de encontrar la paz interior y desde ahí, desde ese lugar nos volvemos resilentes a la vida y el miedo a vivir desaparece totalmente.

 

Ayudemos a los que amamos a controlar sus tiempos y sus vidas desde la tranquilidad, pero comuniquémosles también que en ese esperar nosotros seguiremos caminando a nuestro ritmo y, en ese esperar, también nosotros seguiremos evolucionando y tampoco estaremos en el mismo punto cuando regresen y entonces tendremos que volver a comenzar el camino desde esa paz interior que nos da el amar al otro desde la inteligencia emocional.

 

01

04 2012

MENÚ DEL DÍA: ¡CÓMO SUPERAR NUESTROS MIEDOS!

INGREDIENTES: Capacidad de ver en nuestro interior, amarnos a nosotros mismos, confianza, valentía,  respeto y AMOR.

 

RECETA: Nos pasamos la mayor parte de nuestras vidas evitando hacer o decir cosas, por el miedo que tenemos a no ser lo suficientemente buenos para….., por tener miedo al fracaso, al que dirán de nosotros, a nuestras parejas, amigos, a muchas cosas. Y ese miedo nos impide tomar acción y tener la valentía de vernos desde nuestro líder interior, vernos como realmente somos y de respetarnos tal y como la vida nos ha hecho. Nos escondemos de nosotros mismos por miedo.

 

Pero ¿realmente a que tememos?. Tenemos miedo a responsabilizarnos de nuestras propias vidas ya que hemos perdido  la confianza en “la fuerza de la naturaleza”, hemos dejado de creer que somos seres perfectos, con capacidad de hacer todo lo que queramos y que el único secreto para conseguirlo está en nuestro propio interior. Hemos perdido la valentía de confiar en que la vida es sabia y que pondrá a cada persona en su lugar y que cada situación nos llevará a donde nos tenga que llevar, exclusivamente para nuestro propio bienestar.

 

La naturaleza nunca se equivoca, somos los humanos los que nos hemos perdido buscando fuera de nosotros mismos, en los demás, nuestras virtudes y nuestros dones, dando fuerza a las personas que no debiéramos y no responsabilizándonos de nuestras propias vidas.

 

Estamos hechos para triunfar, para ganar, para superarnos a nosotros cada día, pero el miedo a tomar el timón de nuestro propio barco, nos tiene paralizados y nos perdemos  en pequeños inconvenientes, que nos alejan cada vez más de nosotros mismos.

 

Por ello os animo a que, desde el AMOR más profundo a vosotros mismos, toméis las riendas de vuestra propia vida y que comencéis a investigar sobre los dones, las virtudes que poseéis en vuestro interior, en aquellas cosas que realmente hacéis bien y las empoderéis en vuestra propia vida. Todos hemos nacido con capacidades innatas que nos hacen seres diferentes, especiales y únicos.

Simplemente debemos ponernos las gafas de ver para poder observarnos desde nuestras propias entrañas.

 

Os invito a bucear en vuestro ser más profundo y a preguntaros ¿en qué soy yo bueno?, ¿para qué estoy realmente hecho?, ¿cuál es mi misión en este fantástico viaje que es la vida?.

 

19

02 2012

Menú del día:¡Cómo salir de la rutina!

Ingredientes: Cambiar de ambiente, divertirse a diario con lo que hacemos, los hobbys, vivir en presente.

Receta: Hace unos días estaba en la agencia de viajes que tiene un amigo mío en Palma y al lado había un matrimonio buscando un lugar de vacaciones para irse a pasar unos días y así “poder salir de la rutina, descansar y no hacer nada”. Buscaban buenas playas, lugares tranquilos y poco más.

Tras ver varios viajes eligieron Tenerife, lo cual me extrañó bastante y me hizo preguntarle a mi amigo: ¿qué hace que una persona que vive en Mallorca, se quiera ir a Tenerife a descansar y a salir de la rutina?.

Evidentemente entiendo el conocer otras islas, pero voy más allá. Vivimos en uno de los lugares más privilegiados del mundo, con un clima espectacular y necesitamos irnos a otra isla, donde posiblemente lo que encontramos no sea mejor que lo que tenemos en esta, coger 4 aviones (2 de ida y 2 de vuelta), gastarnos un dinero importante, para saber desconectar en alguna playa sin hacer nada en todo el día. ¿Pero que nos pasa a los humanos, nos estamos  volviendo locos?. ¿No sería más inteligente aprender a vivir en nuestro propio entorno no una semana sino todo el año?.

A mi me encanta viajar y de hecho lo hago continuamente, pero por el placer de conocer nuevos lugares y nuevas culturas, no para desconectar de mi vida porque cuando hacemos esto, lo hacemos por una semana o 15 días y después volvemos a nuestra rutina y deberemos de aceptar nuestra realidad nuevamente, pero ¿qué podemos hacer entonces para salir de la rutina en Mallorca?.

Para empezar pregúntate ¿Conozco cada cala y demás lugares maravillosos que nos ofrecen nuestras islas?. ¿Se que actuaciones culturales se realizan en los distintos lugares de la isla, conciertos, ópera, teatros, exposiciones de arte, fotografía ó incluso cines?, ¿qué cursos, talleres se realizan aquí?.

Tenemos una de las mayores ofertas de formación alternativa de España, claro está, relación habitantes, dimensión geográfica,  pero ¿estudio informado de lo que se hace en ella?.

Y lo más importante, en el caso de las mujeres, sobre todo,   pensar: ¿mi familia me apoya y colabora en los quehaceres domésticos para que yo disfrute si me quedo en casa?

De esta forma serán vacaciones para toda la familia, no sólo para algunos miembros de la misma. Si no es así, aprende a reeducar a tu familia, explicándoles la importancia de que tú también descanses y desconectes.

Y por último será fundamental disfrutar de cada instante, de ir a hacer las compras, de la comida, de cada paseo, de cada instante que pasamos en nuestras vidas.

 

27

08 2011

Menú del día: ¡Cómo desarrollar nuestros talentos!

Ingredientes: Constancia, pasión, trabajo, estudio, disciplina, amor a nuestro trabajo.

RECETA:

Son muchas las “recetas” que podemos encontrar para el desarrollo del talento, pero la primera pregunta que nos haremos será, ¿con talento se nace ó podemos volvernos talentosos?.

Y esta es una pregunta que, como poco, crea controversia entre los especialistas de nuestro sector, pues cada uno tiene una opinión diferente al respecto,

Desde mi punto de vista las personas venimos a este mundo con unos talentos o dones marcados, pero en muchas ocasiones carecemos de la certeza de poseerlos y nosotros mismos tenemos que trabajar para poder detectarlos y desarrollarlos.

Evidentemente la constancia y la disciplina serán totalmente necesarias para poder germinarlos, pues sin esas virtudes no podrán dar frutos, pero la disyuntiva comienza cuando nos cuestionamos: entonces, ¿no podré conseguir desarrollar un don en concreto si no es innato?. La respuesta, a mi parecer es que si, podremos desarrollarlos, pero ¿seremos excelentes en ese talento?. Posiblemente no.

Por tanto habría que diferenciar entre ser excelente en un talento, que se dará cuando el mismo es innato o aprender a desarrollar un talento.

Por ejemplo, alguien puede tener talento para la música y con constancia, mucho estudio y práctica será un magnífico intérprete, pudiendo llegar a la excelencia y puede darse el caso que otro músico, sin ese talento innato, pueda llegar a ser talentoso a base también  de mucho estudio y constancia, pero no conseguirá el grado de excelencia que tiene el primero.

Por ello si es posible desarrollar el talento en las personas, aún no poseyendo un don innato.

Y para desarrollarlo necesitaremos toneladas de perseverancia, trabajo y esfuerzo y el gran secreto, disfrutar desde el placer más sublime de ese trabajo de constancia, amar lo que hacemos y vivirlo en presente, sin querer ser el mejor, ni el primero en algo, pues eso nos llevaría a un exceso de ego que podría llegar a matar nuestro talento.

Prueben a hacer lo que les gusta con pasión,  disfrutando cada instante que emplean en el desarrollo de sus habilidades, no solo desde la mente, sino desde la intuición y desde el corazón.

07

08 2011

Menú del día: ¡Cómo trabajar el desapego!

Ingredientes: Amor verdadero, tolerancia, dejar crecer a los que queremos, empatía y asertividad.

Receta:

Últimamente he oído en mi despacho el término “desapegarme”, con mucha regularidad y aunque en esencia, el desapego es algo que todos deberíamos de saber realizar a la hora de relacionarnos, es verdad que el término se confunde y se utiliza de forma incorrecta.

Pero ¿qué es exactamente el desapego?.

Según la autora Melody Beattie en su libro “Ya no seas Codependiente”, el cual  les recomiendo lean en estas vacaciones estivales, el desapego significa que

“aprendemos a amar, a preocuparnos y a involucrarnos sin volvernos locos. Dejamos de crear un caos en nuestra mente y en nuestro medio ambiente. Cuando no nos hallamos reaccionando de un modo ansioso y compulsorio, nos volvemos capaces de tomar buenas decisiones acerca de cómo amar a la gente y de cómo solucionar nuestros problemas. Nos liberamos para comprometernos y para amar de modo que podamos ayudar a los demás sin lastimarnos a nosotros mismos”.

El desapego no es tratar a las personas de una forma fría y hostil para no sentirnos unidos a ellos emocionalmente, no es tener relaciones sin amor, solo por sexo, no es maltratar psicológicamente a los demás por nuestro miedo a que nos hagan daño, es todo lo contrario.

El desapego es aprender a AMAR con mayúsculas, es dar todo lo que tenemos dentro, es ser cariñoso y amable con los demás, pero sabiendo que las personas entran y salen de nuestra vida y que si ha de ser así , no podremos hacer nada para retenerlas.

Es saber que cuando alguien se aleja de nosotros físicamente, no nos está dejando de querer, aunque tardemos semanas en verle, el amor es algo más profundo que el paso del tiempo.

Es dejar que las personas resuelvan sus propios problemas, es saber que nosotros no somos los salvadores de nadie y que nada podremos hacer si el otro ha decidido alejarnos de su vida.

Es darse cuenta de que las personas, deben solucionar sus propios problemas y que solo deberemos de ser “sus salvadores si nos lo piden desde el amor”, es dejar crecer a los que amamos y no convertirnos en padres o hijos de nuestros amigos, parejas ó amantes.

Es aprender a vivir el momento, pero no desde el famoso “Carpe Diem”, sino desde la absorción de cada segundo que pasamos en presente, del disfrute de cada instante que pasamos con nuestros seres queridos, desde el alegrarnos de que los otros sin nosotros también sean felices.

Desde la aceptación del otro desde la más sublime empatía y desde la mayor asertividad.

05

08 2011

Menú del día:¡Qué hacer con los ladrones de energía!

Ingredientes: Asertividad, Paciencia, amarse a uno mismo, ver con ojos de ver, capacidadad de decir no.

RECETA:

Si como decíamos ayer, tenemos muchas fugas de energía en nuestro día a día, una de las mayores  es, lo que  denominados “vampiros emocionales” ó “ladrones de energía”. Pero ¿quiénes son?.

Los ladrones energéticos ó emocionales, son todas aquellas personas que nos rodean, bien sean familiares, amigos o compañeros de trabajo, que cada vez que se acercan a nosotros, nos sentimos “descargados”, sin pilas, sin ganas de hacer nada más en todo el día.

Son personas que ven la vida de una forma negativa y que siempre tienen problemas difíciles de resolver. Tienen un poder enorme de dejarte fatal cada vez que estás a su lado y al contrario ellos se crecen contigo, porque te roban toda tu energía y tú te quedas vacío. Muchas veces puede ser nuestra pareja, nuestros familiares o amigos cercanos, por eso es complicado saber gestionarlos.

Si has detectado mientras lees este post, alguno a tu alrededor detente y pregúntate en primer lugar, que te aporta esa relación en tu vida a día de hoy y si quieres seguir teniéndole cerca.

Pero habrá muchas de esas relaciones que por su parentesco, no podrás deshacerte de ellas, o en este momento no puedes alejarte de él/ella, pero si puedes ser consciente de lo que esa persona aporta a tu vida e intentar que te robe cuanto menos energía posible.

El segundo paso será trabajar para que, si ahora no puedes alejarlo de tu vida, por lo menos te robe menos energía ¿cómo?.

Dile abiertamente que cambie de actitud y que su negatividad te ahoga, pídele desde el corazón que deje de hablar de cosas negativas y que en vez de enfocarse en sus problemas, se enfoque en encontrar soluciones a los mismos, pídele que ponga una sonrisa en su vida, porque desde la sonrisa nuestra actitud cambia, dale la oportunidad de que pueda cambiar y ayúdale no a que solucione sus problemas, sino a que aprenda a contemplar la vida desde una perspectiva positiva, que se centre en lo que ya tiene y que con esa virtud intente ir a conseguir cosas positivas.

Pero si con el tiempo sigue en esa actitud y estar a su lado es una losa para ti, evita pasar mucho tiempo a su lado, intenta alejarte de él/ella, el más tiempo que te sea posible y dile la razón por la que te alejas, porque sólo de esa forma estaremos ayudándole a que cambie y a crecer como persona.

Todos tenemos problemas, pero focalizarnos en ellos no hace más que maximizarlos.

Céntrate en la cosas positivas que tienes, en lo que quieres conseguir en la vida y vete a por ello. ¡No lo dudes!, pon una sonrisa en tu día a día y tu realidad cambiará.

17

07 2011

Menú del día: ¡Cómo controlar las fugas de energía!

Ingredientes: Paciencia, disciplina, ganas de crecer personalmente, constancia.

RECETA:

Son muchas las razones por las que nos cuesta conseguir los objetivos que nos marcamos en la vida, pero una de las importantes son “Las fugas de energía”.

Llamamos “fuga de energía” a todas esas cosas que sabemos que tenemos que hacer y se van acumulando en nuestra día a día, como por ejemplo, cambiar las pilas a un reloj, una bombilla del salón que se fundió hace 1 mes, la ITV que está a punto de caducar, ordenar la ropa del armario…., y así tendríamos un sinfín de actividades a realizar y que vamos, procrastinando, dejando para otro momento, por falta de motivación.

Todas esas cosas que no hacemos en el momento adecuado, nos roban energía cada vez que pensamos en ellas y al final del día, se nos acumulan un montón de ellas, de manera casi ridícula, robándonos mucho tiempo en nuestros pensamientos, que hacen nos desgasten a nivel energético y terminemos el día sin pilas.

¿Cuántas veces has sentido que a las 20,00 h ya no puedes continuar y todavía te quedan por hacer todas las tareas de casa, cuando llegas de trabajar?.

Pues bien, hay un pequeño truco que podemos hacer para remediar esta situación.

Coge papel y lápiz y enumera una por una todas esas cosas que llevas sin hacer desde hace mucho tiempo y sabes que debes de hacer, por ejemplo, como decía un muy buen cliente mío, la barandilla del porche que comencé a pintar y dejé a medias. No te asustes si, a primera vista te salen 30, es normal que sea así, porque llevas mucho tiempo con tareas pendientes, no sientas agobio. En ocasiones he visto listas con 80 acciones por resolver. Ten calma, no tienes prisa por acabarlas pero si debes marcarte un plan de acción para hacer cada día unas cuantas. Ponte una fecha para cuando quieres haberlas terminado, con día exacto, por ejemplo para el 1 de septiembre de 2011 y pon en tu lista cuales harás cada día.

Al finalizar el día mira tu lista y borra de la lista todas las que hayas realizado esa jornada y date un pequeño premio por ello, por ejemplo, concédete 10 minutos para hacer algo que te encanta hacer, o cómete ese bombón que te privas cada día, regálate algo a ti, mismo, prémiate por haberlo conseguido.

Verás que antes de un mes has acabado con tus fugas de energía y tu día parece mucho más liviano.

Y ahora no dejes que se vuelvan a acumular y sigue cada día con tu lista, habiéndolo en el instante que debes hacerlo, que es en el momento que detectas que lo tienes que hacer.

Ya me contarás los resultados que ello te trae.

16

07 2011

Menú del día:Cómo poner de moda nuevamente el AMOR

INGREDIENTES: ILUSIÓN, MAGIA, INTUICIÓN, BONDAD, ELECCIÓN, LIBERTAD, AUTOESTIMA COMPROMISO, LUCHAR CONTRA EL MIEDO.

RECETA:

Con la llegada del verano todos nos encontramos más felices, más llenos de ganas de empezar de nuevo y veo como mi despacho se llena de seres humanos con ganas de hacer cambios, de mejorar, de volver a creer en la vida.

Y entre ellos me he encontrado varias personas que me han repetido un mensaje que al comienzo me dejó perpleja: “Quiero volver a creer en el amor” .

Se repite incesantemente la expresión, ya no creo en nada, todas las historias de amor terminan igual, pierden la magia, la espontaneidad pasa a un segundo plano y llegan las obligaciones de una relación con censuras.

Pero tal vez por necia o simplemente por creer en la vida, yo sigo enamorada del AMOR con mayúsculas.

Tal vez equivocamos los términos y no entendemos que el amor tiene que ser algo más que el enamoramiento y las mariposas en el estómago, ya que, a estas alturas, tod@s deberíamos de saber que, las culpables del za za zu, no son más que hormonas en nuestro cuerpo fluyendo.

Pero entonces, ¿cómo puede ser que tanta gente no crea en el amor ó diga no haberlo sentido nunca?.

Pues bien, queridos lectores, la explicación tal vez sea muy simple, puede ser que los ingredientes que ponemos a este sentimiento universal no sean los adecuados.

El amor debe de basarse en la ilusión, la magia, el desarrollo de la intuición y el amar desde el corazón, no desde la necesidad, ni los apegos mal entendidos.

Deberemos de amar en libertad pero con compromiso, ya que si no nos comprometemos y no vamos pasando fases en la relación, ésta morirá por falta de sueños y de ilusión.

Y para ello deberemos de querernos a nosotros mismos sobre todas las cosas, lucharemos contra nuestros propios miedos y tendremos que gozar de una autoestima sana porque de lo contrario ¿quién podrá querernos de verdad si nosotros mismos no nos amamos?.

Comprométanse a acompañar a sus parejas y que éstas se conviertan en sus mejores amigos, pero no en los únicos, pues deberemos de guardar nuestros espacios de privacidad para sentirnos libres, adquieran responsabilidades dentro de la relación, pues así crearán un futuro en conjunto, pero no creen obligaciones absurdas, aprendan a leer un libro en compañía de su amado y a compartir el partido de fútbol, si eso le hace feliz a su pareja. Escuche como se emociona contando como ganan ese partido de amigos de los viernes y pruébese delante de él ese vestido nuevo que compró con sus amigas, sin temor a ser criticada y aceptando el comentario, seguro, poco apropiado de él “ si estás bien con todo”.

Descubra nuevamente como hacerle el amor a su pareja desde el corazón, como cuando comenzaban su relación y evite el hastío en su cama así como fuera de ella.

Porque el amor, queridos amigos, es la base de nuestros hogares o debe de serlo y si no es así, tengan el valor de comenzar de nuevo y no se queden anclados en relaciones que no les hacen felices a ninguno por miedo a la soledad o al que dirán.

Siempre es pronto para volver a comenzar y para creer nuevamente en el AMOR.

26

06 2011