Archivo de agosto, 2012

MENÚ DEL DÍA: CÓMO DEJARSE FLUIR

Ingredientes: Paciencia, confianza, relajación, perseverancia y fe.

Receta: Desde el coaching, así como desde las distintas corrientes terapeúticas y filosóficas, nos hablan constantemente de “dejarse fluir” y confiar en que las cosas van a llegar. Pero la realidad es que a mis clientes, este concepto les “rechina” bastante  y me preguntan: si, si, pero ¿cómo se hace esto cuando los problemas te resuenan constantemente en la cabeza?.

Pues bien, queridos amigos, este concepto esta unido al dejar de controlar todo lo que nos pasa en la vida.

Nos han enseñado a crear agendas, directrices, pautas que nos ayudan a organizar nuestro día y en ellas no dejamos nunca hueco a los imprevistos y a las cosas que no van a depender de nosotros.

Dejarse fluir va más de eso, de dejar de controlar cada cosa que nos ocurre y de planificar cada instante sin dejar nada a la magia, porque, solo así, fluyendo, ocurrirá todo aquello que tanto anhelamos.

En concepto del tiempo ha cambiado mucho en muy poco tiempo y ya nada se puede medir con la exactitud que lo hacíamos antes.

Las cosas están echas más bien para no durar y todo lo que nos rodea tiene fecha de caducidad, desde las relaciones personales hasta el nuevo ordenador que acabamos de comprar.

Es por ello que, por mucho que queramos, muchas cosas se van a escapar a nuestro control y cuando menos lo esperemos, se resolverán conflictos de un pasado que quedaron sin solucionar.

Cada vez estoy más convencida que simplemente con paciencia, perseverancia y fe de que nunca el destino deja nada sin darnos una explicación, desde esa filosofía de vida, podremos conseguir todo lo que nos propongamos.

Simplemente deséalo desde el fondeo de tu corazón y suéltalo y déjalo marchar y verás que, a su debido tiempo, la solución a tu preocupación actual, vendrá a ti de una forma mágica.

Solo tienes que “dejarte fluir”

 

26

08 2012