Archivo de abril, 2011

MENÚ DEL DÍA: ¡A mal tiempo buena cara!

Ingredientes: Buscar actividades que hacer en casa, desarrollar hobbys desde la quietud, un buen libro, música, arte, filosofía, deporte, compartir nuestro amor con los nuestros….

Receta: A estas fechas de la primavera, en nuestra maravillosa isla, a todos nos apetecía una Semana Santa llena de luz para poder darnos los primeros baños en nuestras preciosas playas y disfrutar del buen tiempo, pero como sabemos, esto no lo podemos controlar todavía y tendremos que adaptarnos a hacer otras cosas con el tiempo revuelto que parece tendremos estas fiestas.

Son muchos los hobbys que podemos desarrollar estos días, desde la lectura de ese libro que terminábamos de leer, desarrollar nuestras artes culinarias, pintar, tocar algún instrumento, realizar cenas y comidas con amigos y familiares en nuestras casas, disfrutar de un buen clásico en el cine o en nuestro salón… todo para disfrutar de estos días de letargo en nuestros hogares.

Es importante aprender a disfrutar de nuestro tiempo libre en cualquier espacio y que el estado climatológico no nos influya considerablemente, sino que nosotros podamos dominar nuestro estado de ánimo, poniendo acción a nuestros días desde la quietud de nuestros hogares.

¿Hay algo más gratificante que una cena en casa con nuestros amigos, con una buena música de fondo, un fantástico menú y bañarlo con un suculento vino?.

Desde mi punto de visto no hay nada mejor que aprender a compartir con nuestros seres queridos nuestros momentos de quietud, de parada de nuestra actividad diaria y transmitirles todo nuestro amor, con palabras y con hechos.

Os invito a que disfrutéis desde el corazón de estos momentos tan grandiosos que nos da la vida y que no olvidéis, como siempre, vivir cada instante en plenitud.

21

04 2011

MENÚ DEL DÍA: CÓMO PARAR EL RELOJ

INGREDIENTES: Serenidad, meditación, tranquilidad, vivir el momento.

RECETA: Las nuevas tecnologías, indudablemente, han hecho un trabajo sensacional en nuestra sociedad actual, ayudándonos a estar más “conectados”, no sólo con nuestros familiares y amigos, sino incluso dándonos la posibilidad de relacionarnos con aquellos que no conocemos.  Pero al mismo tiempo, nos está obligando a no poder parar el reloj ni un solo minuto.

Parecería que si no estás en la red durante una semana, si no escribes en tu blog, o interrumpes la comunicación por unos minutos, se nos parase el reloj de la vida.

Y queridos amigos, deberíamos controlar esta tendencia a estar siempre “en línea”, ya que nos hace perder nuestro centro y nuestra propia realidad.

Solo a través de la quietud, la calma y el escucharse a uno mismo, viene la plenitud espiritual y la tranquilidad a nuestras vidas, esa “tranquilidad” que es tan necesaria para, la resolución de conflictos, la toma de decisiones y la resolución de problemas.

En estos tiempos en los que todos los conocimientos están a nuestro alcance, se nos ha olvidado “parar” para ir al mercado a seleccionar la fruta y la verdura que deberemos de comer, la lectura que gozaremos en calma de leer y hemos perdido la capacidad de observación de nuestro entorno, de nuestra naturaleza.

Cuando salimos a caminar al lado del mar, vamos hablando con nuestro compañero/a, pero: ¿cuántas personas observan aspirando el olor a mar, a peces?, ¿cuántas personas ven caminando disfrutando en sus rostros de la sensación de viento en su rostro o tocando un  árbol?.

En mi caminar diario por mi preciosa playa de Ciudad Jardín, veo a muchas personas paseando a sus perritos, los cuales van estresados detrás de sus perros , porque el paseo tiene que ser rápido para seguir su trayecto y así todo.

Cómo decía el maestro Covey ¿Cuándo paramos a afilar el hacha?.

Mañana es domingo, les invito a parar el reloj y observar dentro de sus corazones, ya me contarán lo que ven en ellos.

16

04 2011