Menú del día: Como superar las Navidades y ser feliz en ellas.

Ingredientes: Paciencia, respeto, espíritu navideño, ganas de ser feliz, educación, escucha activa, unidad familiar, respeto y amor.

Receta: En estos días, todos los años, nos encontramos en el despacho con personas que nos llaman porque quieren poder gestionar estas fechas que se acercan y que en ocasiones nos producen más quebraderos de cabeza que alegrías.

Es por todos sabido que son días complicados para mucha gente, en ocasiones por encontrarse lejos de sus casas y en otras por estar demasiado cerca de los que no comparten su día a día, pero con los que tienen un vínculo sanguíneo o parental.

Y son en estas fiestas cuando salen a la luz todos nuestros resquemores, nuestras alegrías, nuestras pasiones y nuestras frustraciones y la pregunta siempre es la misma, ¿y cómo hago yo para pasar las Termópilas sin salir maltrecho de la batalla?.

Pues bien, queridos amig@s, como atenienses deberemos de unirnos a espartanos, tespios o tebanos  para formar una alianza griega y poder luchar y vencer (tarde o temprano) a los persas. Me explico deberemos de unirnos a aquellos de nuestra familia con los que nos encontremos más cercanos e intentar formar una piña, para pasar estas fechas lo mejor que podamos.

Deberemos de tener paciencia y convertirnos en estrategas bélicos, intentar escuchar a los que comparten mesa de Navidad con nosotros, con oídos de oír y verles con ojos de ver y entender que lo que sienten y expresan es solamente su punto de vista bajo su realidad y que a veces esa realidad no tendrá nada que ver con la nuestra, pero deberemos de aprender a respetarles en la diferencia.

Solo porque una persona no piense como nosotros no significa que no podamos llevarnos bien con ella y tendremos que armarnos de paciencia e intentar lidiar con amor para pasar unos días maravillosos.

Depende exclusivamente de nosotros  como queramos vivirlos, desde la felicidad o desde la tristeza.

Si optáis por la felicidad, deberéis de incluir una buena dosis de humor, comprensión y ganas de hacer de las pequeñas cosas un punto de encuentro y felicidad. Si vuestra opción es la tristeza  por lo menos intentad mantener “la fiesta en paz” y no entrar a discusiones absurdas. “Contención” de lo que pensamos y decir nuestras opiniones con diplomacia, será el mejor camino a seguir y siempre recordar que lo más bonito del mundo es intentar hacer felices a las personas que nos aman.

Será nuestra mayor recompensa.

Os deseo unas muy Felices Fiestas.



Acerca del autor

Beatriz Vilas Garro

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://www.coachvilasbusiness.com

11

12 2010

Tu comentario