Menú del día: “La segunda oportunidad”.

Ingredientes: Fe en la vida, pasión, capacidad de análisis, reflexión y paciencia

Receta: Vivimos tiempos difíciles para el amor en mayúsculas, como nunca antes hubo otros tiempos iguales.Cada día en mi despacho contemplo como se acaban historias de amor y se comienzan otras desde la ansiedad por cubrir nuestra soledad, porque, queridos amigos, en estos tiempos en los que todo es para ayer, hasta en el amor entramos como un elefante en una cacharrería.

Antaño las relaciones se manejaban de otra manera, tal vez no mejor, pero si diferente y posiblemente, no nos quemábamos tanto de bucear en los mares del amor.

Vienen muchas personas a mi despacho desesperadas porque no saben como romper una relación ó cómo encontrar a su príncipe azul y cuando yo les digo que todo está en su interior, muchos me miran como si no supiera de que hablo.

Pero amigos, os aseguro que es así, si una persona no se encuentra bien consigo mismo y no se ama totalmente ¿cómo puede nadie amarle sanamente?.

Llegada una edad todos llevamos mochilas que nos pesan, algunos más que otros, pero, es cierto que con el paso de los días nuestro peso va aumentando y nuestro alma se cansa de resistir. Es por ello que deberíamos de entrar al  juego del amor desde otra perspectiva,  más despacio, calmadamente, sin ansiedades, sin ganas de conseguir todo para ayer. ¿Por qué no buscar primero al compañero, amigo, al complice de nuestra vida y luego comprometernos?. Los instintos carnales nos llevan y nos guían muchas veces, pues es natural que así sea, pero ¿no somos diferentes de los animales que son incapaces de contener su instinto?.

Mi precioso perro Simbad, sale corriendo siempre que intuye a 100km, una linda perrita y ¿por qué a veces, en el juego del amor, no nos diferenciamos tanto de ellos?.

Simplemente mi reflexión se dirige a intentar conocer mejor a la persona que compartirá nuestra vida, intentar saber que le gusta, que odia, cuales son sus manías, quien es su familia, si sus amigos nos gustan, como se comporta con tus amigos, tu familia, cuáles son sus VALORES como persona, sus creencias….

Tal vez así entraremos en el juego de nuestras emociones desde la Inteligencia Emocional.

Ya me iréis contando.

Acerca del autor

Beatriz Vilas Garro

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://www.coachvilasbusiness.com

11

07 2010

4 Agregá los tuyos ↓

El comentario superior es el más reciente

  1. Javeusk #
    1

    Tienes mucha razón. Pero por fortuna o desgracia, el amor, nosotros, nuestras vidas, no son lineales, ni dependen sólo de la paciencia (gran virtud) ni de la magnificada inteligencia emocional. A veces, nuestra complejidad y/o torpeza nos muestra un caleidoscopio difícil de descifrar, y más en tiempos sociales e individuales duros. Sin embargo, comparto contigo que serenidad y pensar en el prójimo son buenos consejeros.

  2. Piedad #
    2

    Que cierto todo lo que dices, ojala dedicaramos mas tiempo ha realmente labrar bien el camino y sembrar con calma, sin duda los frutos serian mucho mejores. Ojala nos dedicaramos mas a conocer el interior de la persona que elegimos para compartir nuestra vida.

  3. 3

    Si tienes razón y se que no es sencillo pero es la única forma si no queremos seguir naufragando.
    Un abrazo y gracias por tus comentarios

  4. 4

    Tienes razón, querido amigo, a veces somos complejos y fallamos en lo esencial, tropezando una y otra ve en la misma piedra, pero lo único que nos queda por hacer es trabajarlo desde la consciencia.
    Un abrazo



Tu comentario