Aprender a decir no

Plato del día: Aprender a decir ¡NO!.

Ingredientes: Asertividad, fuerza de voluntad, autodisciplina y autoestima sana.

RECETA: Para aprender este plato es necesario, ante todo, ser asertivo, esta palabra que tanto se oye últimamente y que no es más que “un comportamiento comunicacional maduro en el cual la persona no agrede ni se somete a la voluntad de otras personas, sino que expresa sus convicciones y defiende sus derechos.

Es una forma de expresión consciente, congruente, clara, directa y equilibrada, cuya finalidad es comunicar nuestras ideas y sentimientos o defender nuestros legítimos derechos sin la intención de herir o perjudicar, actuando desde un estado interior de autoconfianza, en lugar de la emocionalidad limitante típica de la ansiedad, la culpa o la rabia.” (definición de wikipedia).

Y éste es el primer paso ya que si no tenemos la capacidad de poder decir lo que pensamos sin sentir  culpa, ni rabia, ni ninguna otra conducta negativa para nosotros mismos, seremos incapaces de poder decir que no, a aquellas personas que nos hieren, aunque sea desintencionadamente.

En segundo lugar será fundamental tener una autoestima sana, quererse a nosotros mismos para, con esta actitud, enfrentarnos, si fuera necesario, a las personas que nos rodean y actuan más en su beneficio que en el nuestro propio ó en el de los dos.

Saber decir que no, está más unido a un tema educativo y cultural que a otras cosas. Nos han enseñado a no llevar la contraria, no contestar y muchas veces, a no revelarnos a lo que otras personas piensan.

Esto es,   si somos lo suficientemente disciplinados con nosotros mismos y aprendemos que no ocurre nada si decimos que no, cuando ésto no nos hace sentirnos bien y lo hacemos de una forma ecológica para las otras personas y para nosotros mismos, simplemente estaremos ganando en valor ante la persona que nos increpa ó simplemente, ante la persona que nos solicita algo y nosotros no queremos ofrecérselo.

Pero hay un punto que deberemos de preveer, cuando nosotros hemos creado un parámetro de conducta con una persona y ésta no está acostumbrada a oir un ¡no! como respuesta, posiblemente lo tome como algo negativo hacia su persona, por tanto deberemos explicarle que lo único que estamos haciendo es ser asertivos con nosotros mismos, e intentando trabajar en post de una mejor comunicación.

Acerca del autor

Beatriz Vilas Garro

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://www.coachvilasbusiness.com

17

02 2010

Tu comentario