MENÚ DEL DÍA: CÓMO DEJARSE FLUIR

Ingredientes: Paciencia, confianza, relajación, perseverancia y fe.

Receta: Desde el coaching, así como desde las distintas corrientes terapeúticas y filosóficas, nos hablan constantemente de “dejarse fluir” y confiar en que las cosas van a llegar. Pero la realidad es que a mis clientes, este concepto les “rechina” bastante  y me preguntan: si, si, pero ¿cómo se hace esto cuando los problemas te resuenan constantemente en la cabeza?.

Pues bien, queridos amigos, este concepto esta unido al dejar de controlar todo lo que nos pasa en la vida.

Nos han enseñado a crear agendas, directrices, pautas que nos ayudan a organizar nuestro día y en ellas no dejamos nunca hueco a los imprevistos y a las cosas que no van a depender de nosotros.

Dejarse fluir va más de eso, de dejar de controlar cada cosa que nos ocurre y de planificar cada instante sin dejar nada a la magia, porque, solo así, fluyendo, ocurrirá todo aquello que tanto anhelamos.

En concepto del tiempo ha cambiado mucho en muy poco tiempo y ya nada se puede medir con la exactitud que lo hacíamos antes.

Las cosas están echas más bien para no durar y todo lo que nos rodea tiene fecha de caducidad, desde las relaciones personales hasta el nuevo ordenador que acabamos de comprar.

Es por ello que, por mucho que queramos, muchas cosas se van a escapar a nuestro control y cuando menos lo esperemos, se resolverán conflictos de un pasado que quedaron sin solucionar.

Cada vez estoy más convencida que simplemente con paciencia, perseverancia y fe de que nunca el destino deja nada sin darnos una explicación, desde esa filosofía de vida, podremos conseguir todo lo que nos propongamos.

Simplemente deséalo desde el fondeo de tu corazón y suéltalo y déjalo marchar y verás que, a su debido tiempo, la solución a tu preocupación actual, vendrá a ti de una forma mágica.

Solo tienes que “dejarte fluir”

 

26

08 2012

Menú del día: Cómo aprender a apreciar los pequeños instantes

Ingredientes: Respirar profundamente, vivir el momento presente, disfrutar de las pequeñas cosas, ser consciente de cada instante.

Receta: Ayer tuve el privilegio de ir a Biarritz con mi amigo y mentor Javier Tejerina a pasar el día, disfrutando de una preciosa jornada más de mis merecidas y cortas vacaciones en mi País Vasco natal y en el coche y desde el instante en el que nos encontramos a las 10,30h de la mañana, fuimos absorbiendo cada segundo del día, la buena conversación, que hace que casi nos interrumpamos el uno al otro de todas las cosas que tenemos para contarnos, el cambio de paisaje nada más cruzar la frontera a Francia, los olores de cada pueblecito de la ruta, Hendaya, Bayona…, cada minuto del viaje que hace que nuestro día sea maravilloso.

Así que al llegar a Biarritz, uno de los lugares más bellos que conozco por su arquitectura regular y grandiosa, sus larguísimas playas y ese olor a mar que inunda los sentidos, el alma se me llenó de alegría, por ser tan afortunada de poder disfrutar de cada instante de una jornada tan “diferente”.

Y realmente no hicimos nada más que pasear por las calles de la villa francesa, disfrutar de sus majestuosas construcciones, sus hoteles y casinos, los cuales investigamos una vez más por dentro y por fuera, sus espectaculares escaparates, decorados con la elegancia con la que los franceses saben hacerlo y perdernos en sus vetustas librerías, donde somos adictos en la búsqueda de “novedades” para nuestro intelecto y donde, siempre, sorprendentemente, encontramos alguna novedad para ofrecer a nuestros clientes y amigos, en nuestras tardes de tertulia y juegos de desarrollo del potencial humano.

Y todo ello me hizo reflexionar sobre la capacidad que podemos tener las personas de disfrutar de las pequeñas cosas, las confiterías que muestran sus deliciosas golosinas, observar a la gente que pasea en una tarde semilluviosa, con nuestro conocido “txirimiri”, esa pequeña lluvia que te cala hasta el alma, pero que refresca también el ambiente y la mente humana, las sensaciones a flor de piel, el placer de disfrutar de un día en el que dejamos la rutina de nuestras jornadas laborales para disfrutar de los que queremos y de nosotros mismos.

Por ello recordé la importancia de “regalarse” un día de vez en cuando para investigar sobre nosotros mismos, para observarnos y recordarnos la pequeñas cosas que nos hacen felices y nos llenan el corazón de alegría.

Disfrutar de cada instante de este domingo que está comenzando, porque queridos amigos, eso es la felicidad, pequeños instantes de placer que nos abren las puertas del alma. No esperéis grandes cambios en vuestras vidas, empezar por el disfrute de los pequeños detalles, por respirar profundamente cada instante y guardar en vuestro recuerdo el placer que se siente, cuando nos sentimos a gusto con nosotros mismos.

Mañana volveremos a la rutina diaria y será necesario aprender a vivir también cada instante de nuestras jornadas laborales, pero mientras tanto disfrutamos de los días de descanso.

 

08

04 2012

MENÚ DEL DÍA:¡CÓMO RESPETAR LOS TIEMPOS DE LOS DEMÀS!

Ingredientes: Paciencia, resilencia, saber escuchar, la aceptación, empatía.

Receta: Vivimos tiempos complicados para los quehaceres del amor, de la amistad, de la empatía. Tiempos en los que todo es para ayer y tenemos prisa continuamente.

Desde que nos levantamos, lo hacemos con prisa, todo lo queremos para ese instante, no nos damos tiempo de pensar, de meditar, de estar con nosotros mismos.

Los clientes cada vez son más exigentes y con la excusa de que “pagan”, lo piden todo, en ocasiones sin mucha educación y con grandes dosis de ansiedad.

Y de tanto correr, toda nuestra vida se ve  desestabilizada.

Lo mismo nos pasa con las relaciones personales que han cambiado y generalmente, comenzamos la casa por la ventana y no nos tomamos el tiempo suficiente para meditar antes de hablar y cuando estamos dentro de la relación, cuando la otra persona ya sigue tu ritmo, nos entran los miedos, las angustias y salimos corriendo. Los amigos ya no nos sirven si no siguen nuestro ritmo, la familia se tiene que adaptar a los cambios continuos y así nos metemos en un “suma y sigue”.

 

Por eso hoy quería ofreceros un tiempo para la reflexión y para aprender a adaptarnos a estos tiempos, que, por mucho que queramos resistirnos, nos devoran cada amanecer. ¿Pero como aceptar los cambios continuos de las personas y sus vaivenes?.

 

La principal arma que vamos a tener es “la paciencia”. Esta es una preciosa herramienta que tenemos en nuestras manos para poder adaptarnos a los tiempos de los demás y en esto la meditación nos va a ayudar mucho. La meditación diaria desde la calma, respirar profundamente antes de hablar y pensar que todo pasa por algo y que es mejor que pase cuanto antes porque, cuanto más nos resistimos a que las cosas no cambien, más grande es el cambio.

 

La segunda herramienta que tendremos que aprender a desarrollar es “la resilencia”, que es la capacidad que tenemos algunas personas para superar el dolor en tiempos difíciles. Tendremos que esperar a que la otra persona se centre, se escuche y sepa lo que quiere de la vida.

 

En tercer lugar estaría saber escuchar lo que nuestro compañero nos quiere decir detrás de sus palabras, pues muchas veces nos quedamos en lo superficial, en lo que nos dicen y no en cómo nos lo dicen.

 

Pero, desde mi punto de vista, uno de los principales puntos para comprender los tiempos de los otros es “la aceptación”, que no significa resignación, ni que compartamos la forma de ser o vivir de la otra persona. La aceptación es la capacidad que tenemos las personas de admitir que no podemos cambiar al otro, ni obligarle a que sea como nosotros, que todos somos seres libres y que esa libertad nos permite hacer o decir lo que queramos, pero que eso no significa que estemos de acuerdo con lo que hace o dice. Yo acepto porque te quiero y quiero que seas feliz, pero no comparto que sea la mejor decisión para ambos.

 

Y sobre todo la empatía, que es la capacidad de ponernos en la piel del otro, en pensar como debe de estar pensando y de intentar sentir como está sintiendo.

 

Soy consciente de que es complicado, pero cuando una persona corre continuamente por la vida por miedo absoluto a no llegar a ningún sitio, si lo presionamos o intentamos que cambie, simplemente conseguiremos el efecto contrario.

Para “Parar” hay que hacerlo desde el interior, desde el corazón, es la única forma de encontrar la paz interior y desde ahí, desde ese lugar nos volvemos resilentes a la vida y el miedo a vivir desaparece totalmente.

 

Ayudemos a los que amamos a controlar sus tiempos y sus vidas desde la tranquilidad, pero comuniquémosles también que en ese esperar nosotros seguiremos caminando a nuestro ritmo y, en ese esperar, también nosotros seguiremos evolucionando y tampoco estaremos en el mismo punto cuando regresen y entonces tendremos que volver a comenzar el camino desde esa paz interior que nos da el amar al otro desde la inteligencia emocional.

 

01

04 2012

Menú del día: Como superar el “burnout” o síndrome del trabajador quemado.

 Ingredientes: hacerse consciente de la situación, responsabilizarse de cambiar hábitos, intentar conciliar la vida familiar con la profesional y desarrollar el hemisferio derecho del cerebro.
Receta:

Recientemente leí un artículo sobre el burnout, o también denominado síndrome del trabajador quemado y en él se hacía alusión a profesionales, que aún habiendo disfrutado anteriormente con su trabajo, poco a poco, comenzaron a sentirse “desgastados”, sin motivación y sin ganas de seguir adelante con sus carreras profesionales.

Este síndrome se ha dado sobre todo en aquellos profesionales que tienen un gran contacto con personas y se mantienen durante largas jornadas, más de ocho horas, sin moverse de la misma ubicación, por ejemplo de un despacho, una oficina, una consulta médica..etc y curiosamente se ha dado en profesionales liberales, los cuales comenzaron sus carreras profesionales llevados por su amor a la profesión que desempeñan. ¿ Pero que se puede hacer para evitarlo?.
Cometemos el error de abusar de nuestro cuerpo y nuestra mente cuando la actividad que desempeñamos nos gusta y nos quedamos ” enganchados” a largas jornadas que nos impiden relacionarnos a nivel personal, con otras personas y desempeñar tareas o hobbies que realmente nos motivan para sentirnos mejor, porque disfrutamos con el trabajo que hacemos. Pero como decía mi profesora de literatura en el bachiller ” lo bueno si breve dos veces bueno”, así que una de las primeras cosas que deberemos de hacer para evitar este síndrome, es hacer uso del refrán y marcar unos límites en nuestras agendas como ejecutivos y aprender a disfrutar de los pequeños placeres de la vida.
Una buena comida con amigos, una conversación con nuestra pareja, unos juegos con nuestros hijos, cuidar el jardín, preparar una suculenta comida, pintar, tocar un instrumento…etc. Toda aquello que desarrolle nuestro hemisferio derecho del cerebro, el cual es el encargado de las relaciones personales, las emociones y los placeres de la vida.
Este hemisferio es intuitivo en lugar de lógico, como el izquierdo y es el encargado de desarrollar nuestra creatividad y el placer de los sentidos.
Por ello deberemos de obligarnos a utilizarlo diariamente, escribiendo, leyendo o realizando actividades que nos ayuden a desconectar de los problemas del trabajo y de la vida en general y así evitar ” agotarnos” en una profesión que podría hacernos felices de por vida.

 

12

03 2012

MENÚ DEL DÍA: ¡CÓMO DISFRUTAR DE UNO DE LOS PLACERES DE LA VIDA: LA COMIDA!

INGREDIENTES: Gusto por lo exquisito, relajación, ganas de arriesgarse, desarrollar el paladar, tiempo y sobre todo crear un ritual.

 

RECETA: Mi profesor de Violonchelo, Patxi de la Asunción, quien además de ser un gran maestro, es un gran gourmet, en una ocasión, cuando hablábamos de los deliciosos manjares que podemos degustar en nuestra amada isla, exclamó: “Beatriz, también para el placer de la gastronomía hay que tener el don de la exquisitez” y yo asentí, pues no podría estar más de acuerdo con él en este punto.

No se si por vasca, o porque mi padre también fue un gran amante de la buena gastronomía y desde la niñez desarrolló en mi el placer por la buena mesa, durante toda mi vida, ha sido uno de mis mayores hobbys y siempre que mi agenda me lo permite, disfruto de conocer nuevos lugares para poder seguir desarrollando este sentido que tanto placer me ofrece.

 

Es por ello que, con mi buen amigo José, desde hace bastante tiempo, realizamos una tournée, por los restaurantes de la isla, degustando cenas, comidas y en ocasiones, hasta desayunos, para dar rienda suelta a uno de nuestros mayores placeres, bañado siempre con una buena conversación para intentar solucionar el planeta, o por lo menos, nuestros pequeños mundos.

 

Es por ello que este viernes, como cada 3 semanas aproximadamente, fuimos platicando sobre cada detalla de nuestro viaje a nuestra nueva aventura, un pequeño  restaurante en  Calviá.

 

Pero he aquí el secreto de desarrollar el placer por estas salidas, ya sean vespertinas o diurnas. Crear un magnífico ritual, que nos haga esperar con ansia, nuestra salida semanal. Esto hace que el paso del tiempo, no haya creado monotonía entre mis encuentros con mi querido amigo francés, sino todo los contrario, haya despertado en nosotros la ilusión por seguir manteniendo estos encuentros gastronómicos y de intercambio de buenas conversaciones.

 

1º) Preparación de la salida: Con tiempo elegimos el restaurante (tras una lista que cuidadosamente hemos ido confeccionando con el pasar del tiempo)

2º) Elegimos la indumentaria que llevaremos para dicho evento.

3º) Nos enviamos mails para abrir nuestros apetitos al respecto.

4º) Estudiamos el recorrido que, en teoría, cada semana, uno elegirá de la lista.

5º) Comenzamos nuestra puntuación del lugar desde el acceso al mismo, la carretera que nos lleva, el parking que tiene, la presentación, todo es importante para nosotros.

6º) Al entrar examinamos cada detalle del restaurante para luego durante la cena o comida comentarlos, la decoración, la vajilla, el servicio y su amabilidad o todo lo contrario, su apresto… cada lujo de detallas, hará que nuestra puntuación sea alta para poder volver o no.

7º) Ir degustando cada plato con tranquilidad, al poder ser, al comienzo de la comida, hacerlo con los ojos cerrados para así centrar todos nuestros sentidos en el “paladar” y poco a poco ir ingiriéndolo con toda la tranquilidad que nos permite el placer de una buena compañía y la conciencia del disfrutar el “aquí y el ahora”, sin pensar en nada más.

8º) Finalmente poner la puntuación al lugar y acabar la jornada, tal vez con una copa, que seguirá el mismo ritual, que realizamos para la degustación culinaria.

 

Se que algunos de vosotros estaréis pensando: “si, si y ¿con la crisis que hay, cómo pago yo esto?”. Y bien, queridos amigos, este es el truco, buscar lugares que sean para todos los bolsillos y elegir un menú económico cuando nuestros bolsillos no se puedan permitir más que eso.

Os aseguro que hay muchos sitios en la isla donde se puede comer con 15€ una rica comida casera, como el restaurante “El Boulevard” de Ciudad Jardín ó por unos 25€ en el Almare, también en Ciudad Jardín (precios en días festivos), donde además tendréis unas exquisitas vista de nuestra maravillosa bahía.

 

El secreto es la elección del mismo como el placer de crear un ritual, no por ir a comer sin más, sin pensar ni sentir lo que estamos haciendo. Es preferible hacer cada 2 ó 3 meses, si nuestra economía no nos permita hacerlo más a menudo, que olvidarnos del ritual y comer cualquier cosa.

 

Os invito a que lo probéis y confeccionéis vuestros propios rituales.

 

04

03 2012

MENÚ DEL DÍA: ¡CÓMO SUPERAR NUESTROS MIEDOS!

INGREDIENTES: Capacidad de ver en nuestro interior, amarnos a nosotros mismos, confianza, valentía,  respeto y AMOR.

 

RECETA: Nos pasamos la mayor parte de nuestras vidas evitando hacer o decir cosas, por el miedo que tenemos a no ser lo suficientemente buenos para….., por tener miedo al fracaso, al que dirán de nosotros, a nuestras parejas, amigos, a muchas cosas. Y ese miedo nos impide tomar acción y tener la valentía de vernos desde nuestro líder interior, vernos como realmente somos y de respetarnos tal y como la vida nos ha hecho. Nos escondemos de nosotros mismos por miedo.

 

Pero ¿realmente a que tememos?. Tenemos miedo a responsabilizarnos de nuestras propias vidas ya que hemos perdido  la confianza en “la fuerza de la naturaleza”, hemos dejado de creer que somos seres perfectos, con capacidad de hacer todo lo que queramos y que el único secreto para conseguirlo está en nuestro propio interior. Hemos perdido la valentía de confiar en que la vida es sabia y que pondrá a cada persona en su lugar y que cada situación nos llevará a donde nos tenga que llevar, exclusivamente para nuestro propio bienestar.

 

La naturaleza nunca se equivoca, somos los humanos los que nos hemos perdido buscando fuera de nosotros mismos, en los demás, nuestras virtudes y nuestros dones, dando fuerza a las personas que no debiéramos y no responsabilizándonos de nuestras propias vidas.

 

Estamos hechos para triunfar, para ganar, para superarnos a nosotros cada día, pero el miedo a tomar el timón de nuestro propio barco, nos tiene paralizados y nos perdemos  en pequeños inconvenientes, que nos alejan cada vez más de nosotros mismos.

 

Por ello os animo a que, desde el AMOR más profundo a vosotros mismos, toméis las riendas de vuestra propia vida y que comencéis a investigar sobre los dones, las virtudes que poseéis en vuestro interior, en aquellas cosas que realmente hacéis bien y las empoderéis en vuestra propia vida. Todos hemos nacido con capacidades innatas que nos hacen seres diferentes, especiales y únicos.

Simplemente debemos ponernos las gafas de ver para poder observarnos desde nuestras propias entrañas.

 

Os invito a bucear en vuestro ser más profundo y a preguntaros ¿en qué soy yo bueno?, ¿para qué estoy realmente hecho?, ¿cuál es mi misión en este fantástico viaje que es la vida?.

 

19

02 2012

MENÚ DEL DÍA: CÓMO AFRONTAR LA CRISIS

INGREDIENTES: El poder de la actitud, constancia, cambiar los valores y  alinearlos con tu nueva realidad y la resilencia…

RECETA: Esta semana, en un charla que di en Cotme, Colegio de Economistas y Empresariales de Baleares, me pidieron unas claves para superar esta crisis que, tan preocupados nos tiene a tod@s.

Y tras dejar claro que, el coaching no tiene pócimas milagrosas para solucionarlo todo, pero si unas pautas que puede ayudarnos a llevar la crisis de una forma más positiva y casi seguro, ayudarnos a mejorar nuestra situación.

En primer lugar, el poder de la actitud; las cosas son como son, ni buenas ni malas, simplemente son y por ello, debemos aceptar, que no resignarnos, sino aceptar la situación presente y desde ahí cambiar lo que depende de nosotros. No podremos cambiar a los demás, ni nada que no dependa de nosotros, pero si podremos hacer aquello que dependa de nuestra actitud ante la vida.

En segundo lugar, tendremos que entender que hay que crear un nuevo paradigma, una nueva realidad y adaptarnos a ella. Las cosas ya nunca volverán a ser lo que eran porque estos cambios habrán dejado una gran huella en nosotros y nada será como antes de. Por ello tendremos que aprender de nuevo a vivir con lo que tenemos y desde lo que tenemos, sin importarnos lo que fuimos o tuvimos en otros tiempos.

El futuro comienza hoy y desde aquí tendremos que crear una nueva escala de valores que nos ayude a vivir desde  un nuevo prisma.

Y tercero y más importante, fomentar la resilencia que es la capacidad de una persona o grupo para seguir proyectándose en el futuro a pesar de acontecimientos desestabilizadores, de condiciones de vida difíciles y de traumas a veces graves.

En esto te podrá ayudar un proceso de coaching y para empezar comienza ya a buscar información en internet sobre es concepto, para poder adentrarte en ello.

Ya me iréis contando como vais viviendo vuestros cambios.

11

02 2012

Menú del día: ¡Cómo desarrollar los talentos!

Ingredientes: Disciplina, constancia, escuchar tu intuición, acción y conciencia.

Receta:

Son muchas las “recetas”que podemos encontrar para el desarrollo del talento, pero la primera pregunta que nos hacemos es, ¿con talento se nace ó podemos volvernos talentosos?.

12

09 2011

Menú del día:¡Cómo salir de la rutina!

Ingredientes: Cambiar de ambiente, divertirse a diario con lo que hacemos, los hobbys, vivir en presente.

Receta: Hace unos días estaba en la agencia de viajes que tiene un amigo mío en Palma y al lado había un matrimonio buscando un lugar de vacaciones para irse a pasar unos días y así “poder salir de la rutina, descansar y no hacer nada”. Buscaban buenas playas, lugares tranquilos y poco más.

Tras ver varios viajes eligieron Tenerife, lo cual me extrañó bastante y me hizo preguntarle a mi amigo: ¿qué hace que una persona que vive en Mallorca, se quiera ir a Tenerife a descansar y a salir de la rutina?.

Evidentemente entiendo el conocer otras islas, pero voy más allá. Vivimos en uno de los lugares más privilegiados del mundo, con un clima espectacular y necesitamos irnos a otra isla, donde posiblemente lo que encontramos no sea mejor que lo que tenemos en esta, coger 4 aviones (2 de ida y 2 de vuelta), gastarnos un dinero importante, para saber desconectar en alguna playa sin hacer nada en todo el día. ¿Pero que nos pasa a los humanos, nos estamos  volviendo locos?. ¿No sería más inteligente aprender a vivir en nuestro propio entorno no una semana sino todo el año?.

A mi me encanta viajar y de hecho lo hago continuamente, pero por el placer de conocer nuevos lugares y nuevas culturas, no para desconectar de mi vida porque cuando hacemos esto, lo hacemos por una semana o 15 días y después volvemos a nuestra rutina y deberemos de aceptar nuestra realidad nuevamente, pero ¿qué podemos hacer entonces para salir de la rutina en Mallorca?.

Para empezar pregúntate ¿Conozco cada cala y demás lugares maravillosos que nos ofrecen nuestras islas?. ¿Se que actuaciones culturales se realizan en los distintos lugares de la isla, conciertos, ópera, teatros, exposiciones de arte, fotografía ó incluso cines?, ¿qué cursos, talleres se realizan aquí?.

Tenemos una de las mayores ofertas de formación alternativa de España, claro está, relación habitantes, dimensión geográfica,  pero ¿estudio informado de lo que se hace en ella?.

Y lo más importante, en el caso de las mujeres, sobre todo,   pensar: ¿mi familia me apoya y colabora en los quehaceres domésticos para que yo disfrute si me quedo en casa?

De esta forma serán vacaciones para toda la familia, no sólo para algunos miembros de la misma. Si no es así, aprende a reeducar a tu familia, explicándoles la importancia de que tú también descanses y desconectes.

Y por último será fundamental disfrutar de cada instante, de ir a hacer las compras, de la comida, de cada paseo, de cada instante que pasamos en nuestras vidas.

 

27

08 2011

Menú del día: ¡Cómo desarrollar nuestros talentos!

Ingredientes: Constancia, pasión, trabajo, estudio, disciplina, amor a nuestro trabajo.

RECETA:

Son muchas las “recetas” que podemos encontrar para el desarrollo del talento, pero la primera pregunta que nos haremos será, ¿con talento se nace ó podemos volvernos talentosos?.

Y esta es una pregunta que, como poco, crea controversia entre los especialistas de nuestro sector, pues cada uno tiene una opinión diferente al respecto,

Desde mi punto de vista las personas venimos a este mundo con unos talentos o dones marcados, pero en muchas ocasiones carecemos de la certeza de poseerlos y nosotros mismos tenemos que trabajar para poder detectarlos y desarrollarlos.

Evidentemente la constancia y la disciplina serán totalmente necesarias para poder germinarlos, pues sin esas virtudes no podrán dar frutos, pero la disyuntiva comienza cuando nos cuestionamos: entonces, ¿no podré conseguir desarrollar un don en concreto si no es innato?. La respuesta, a mi parecer es que si, podremos desarrollarlos, pero ¿seremos excelentes en ese talento?. Posiblemente no.

Por tanto habría que diferenciar entre ser excelente en un talento, que se dará cuando el mismo es innato o aprender a desarrollar un talento.

Por ejemplo, alguien puede tener talento para la música y con constancia, mucho estudio y práctica será un magnífico intérprete, pudiendo llegar a la excelencia y puede darse el caso que otro músico, sin ese talento innato, pueda llegar a ser talentoso a base también  de mucho estudio y constancia, pero no conseguirá el grado de excelencia que tiene el primero.

Por ello si es posible desarrollar el talento en las personas, aún no poseyendo un don innato.

Y para desarrollarlo necesitaremos toneladas de perseverancia, trabajo y esfuerzo y el gran secreto, disfrutar desde el placer más sublime de ese trabajo de constancia, amar lo que hacemos y vivirlo en presente, sin querer ser el mejor, ni el primero en algo, pues eso nos llevaría a un exceso de ego que podría llegar a matar nuestro talento.

Prueben a hacer lo que les gusta con pasión,  disfrutando cada instante que emplean en el desarrollo de sus habilidades, no solo desde la mente, sino desde la intuición y desde el corazón.

07

08 2011